Playas

Agua, Arena y Sal

Más de una docena de playas repartidas por distintos puntos de la ciudad convierten a Santander en el destino ideal para los amantes de la playa. Se caracterizan por su arena fina y dorada y sus paisajes que entremezclan mar y montañas que te enamorarán desde el primer momento.

Si por algo son conocidas nuestras playas es por su cuidado y sus servicios. A lo largo de los años, la ciudad de Santander se ha esforzado por ofrecer unas playas de calidad, seguras y accesibles. Además de servicios de socorrismo, duchas, transporte público y aparcamiento, hay que resaltar que cada vez son más las playas que ofrecen zonas de ocio, como bibliotecas y ludotecas, aseos adaptados y servicio de sillas anfibias para facilitar el baño a personas con movilidad reducida.

Peligros

Los Peligros: la más cercana del centro de la ciudad. Aunque existen varias teorías acerca de su nombre, la más aceptada es la que se refiere al peligro para los barcos debido a la poca profundidad de las aguas, pudiendo encallar. Dispone de aparcamiento, una pasarela que llega hasta La Magdalena y plataformas flotantes para el juego. Cuenta con todos los servicios.

Magdalena

La Magdalena: A los pies de la Península de La Magdalena, cuenta con todos los servicios y tiene el valor añadido de contar con una gran zona de césped. Por su ubicación, resguardada por la bahía, la convierte en la playa ideal para familias con niños.

Bikinis

Bikini: Famosa por ser la primera de Santander en la que se vio por primera vez a una mujer en bikini, de ahí su nombre. De aguas tranquilas y suave brisa, cuenta con todos los servicios. Se accede por La Magdalena.

Camello

El Camello: Debe su nombre a la roca que hay a la derecha de la playa que parece un camello de perfil, fácilmente visible cuando hay bajamar. Esta playa es frecuentada por familias y jugadores de palas, un deporte al que se juega todo el año en Santander. Dispone de un buen número de servicios, incluidos aparcamiento y un bar.

Concha

La Concha: En pleno Sardinero encontrarás esta playa tranquila de oleaje moderado. Su nombre se debe a la forma que tenía anteriormente. Además de los servicios habituales, ofrece la posibilidad de alquilar sombrillas.


Sardinero

Primera de El Sardinero: En su momento, era la playa a la que acudía la nobleza y en donde se disfrutaban de los ‘Baños de Ola’. Cuenta con más de 2.800 m de superficie y un agradable paseo marítimo. Dispone de todos los servicios. Recientemente se ha instalado un ascensor que facilita el acceso de personas con discapacidad física a la playa.

Sardinero 1

Segunda de El Sardinero o también llamada de Castañeda: Separada de la Primera por los Jardines de Piquío, si la primera playa era la de la nobleza, la Segunda estaba reservada para el pueblo llano. Es la playa más grande del municipio y dispone de todos los servicios y una zona de juegos infantiles. En sus inmediaciones encontrarás establecimientos hosteleros, una gran zona de aparcamiento y un parque.

Molinucos

Los Molinucos: En Cabo Menor encontrarás esta pequeña playa, de sólo 25 metros de longitud. Está aislada y no cuenta con servicios. El acceso ha de realizarse a través del parque de Mataleñas o la senda peatonal que bordea Cabo Menor.

Mataleñas

Mataleñas: Ubicada en una ensenada rodeada de acantilados, solo puede accederse a ella a través de unas escaleras que salvan una gran pendiente. A pesar de ello, presenta una ocupación elevada debido a las vistas, que son impresionantes. Cuenta con todos los servicios y se encuentra muy cerca de un camping y el Faro de Cabo Mayor.

El Bocal: Se encuentra en la localidad de Monte, está aislada debido a la escasa señalización. De oleaje moderado y arena fina y dorada es idónea para quienes busquen la tranquilidad. Dispone de pocos servicios y está vigilada solo los sábados y festivos.

Rosamunda: Poco conocida, incluso para los santanderinos, está apartada y solitaria. Situada en el entorno rural de San Román, a veces se oculta con la marea alta. No cuenta con servicios y el acceso se puede hacer solo a pie.

Maruca

La Maruca: Enlavada en una zona rocosa de gran belleza paisajística en Monte, esta pequeña playa  tiene aparcamiento, oferta hostelera anexa y los atractivos culturales que conforman la ría y la batería de San Pedro. Cuenta con servicios de vigilancia, aseos y limpieza diaria.

Virgen del mar

Virgen del Mar: Está ubicada junto a la ermita de la Virgen del Mar, en un entorno rocoso contra el que golpean las olas del Cantábrico. Es una playa muy limpia, con arena blanca y fina que desaparece con marea alta. Dispone de buenos equipamientos.

Si quieres saber todo sobre las playas de Santander, entra aquí y tendrás toda la información en tu mano.