Santander, una ciudad de película